Poemas y otras fantasías.

Os invito a visitar el blog de Poemas y otras fantasías. El enlace lo tenéis más abajo. Espero que os guste.

lunes, 8 de marzo de 2010

Día de la Mujer.


Ya está finalizando el Día Internacional de la Mujer – Trabajadora… Y añado trabajadora con ánimo de matizar lo que creo que es lo que se festeja en verdad: los logros de la mujer en el ámbito laboral. Lo demás, poco ha cambiado.
Me he levantado, pero nadie me había preparado el desayuno. No me he “puesto en marcha” rápidamente porque llevo unos días regular. He tenido que preparar la comida como todos los días, nadie se ofreció a hacerla por mí. He limpiado las jaulas de mis pájaros, y encima a uno de ellos le ha dado un “patatús estresante”, de forma que me lo “he cargado” sin pretenderlo. No he podido reanimarlo… He quitado la mesa con tan buena suerte que he mandado un vaso a tomar por… He tenido que barrer hasta el último de los cristales para evitar que mis perros se hicieran daño. Así que he decidido darme una ducha…
Luego me he sentado en la mesa camilla para ociar, porque reconozco que poco podía celebrar hoy. Subsisto con la ayuda de los famosos 426’- euros que “generosamente” me da el Estado. Mi último trabajo ha sido cuidar durante 6 horas a una niña, mientras sus padres se iban de cena con los amigos, con lo que conseguí una ayuda extra para mi economía. Hace siglos que no voy al cine, ni a la peluquería (mi hijo experimenta conmigo); no recuerdo como es la cabina de una esteticista, tampoco cuando compré mi última prenda de marca. Hace años que no he comprado una joya, aunque sea mínima; he olvidado lo que se siente al recibir un ramo de flores, una carta de un enamorado anónimo…
La verdad, no tenía mucho que celebrar hoy… No tengo trabajo y pocas esperanzas de tenerlo en unos meses. Así que poco me importa la celebración de este día. En estos momentos soy ama de casa y, muchos días, no puedo ni terminar mis tareas. Mi meta es encontrar un trabajo, poder mantener a mis hijos, poder irme a mi casa (mi verdadera casa); que se tuviera en cuenta que a pesar de mi edad y de mi fibromialgia puedo ser útil, que sigo teniendo sueños por cumplir, que sigo siendo una Mujer, trabaje o no.

2 comentarios:

José Luis dijo...

¿Por qué tanta desdicha, María? ¿No pensás que todo puede cambiar para bien?
Saludos.
José Luis
Argentina

Manuel Gómez Guerrero dijo...

¿De veras, María que no hay nada más? Seguro que, a no profundizar mucho, encuentras cosas muy positivas, que todos tenemos y por las que vale la pena seguir adelante cada día. Eso es lo hay que celebrar; no lo que nos marquen desde no sé donde y que, a menudo, nos hace ver sólo lo negativo, las carencias con las que todos cargamos y que nos amargan si lo consentimos.