Poemas y otras fantasías.

Os invito a visitar el blog de Poemas y otras fantasías. El enlace lo tenéis más abajo. Espero que os guste.

miércoles, 1 de abril de 2009

El gran azul.



Y allí estaba, al borde del abismo sin saber si lo mejor era dejarse caer. “El azul de mi piel se torna grisáceo, me destiño sin remedio”.- pensó. Las olas llevaban y traían los recuerdos que, al igual que el mar embravecido, eran golpes que sólo producían dolor. Se arrojó sin dudarlo. Estaba ahogándose de nuevo en el mar…
Intentó nadar hacía la orilla, buscando el refugio de los brazos de su amado…Pero no vio a nadie, nadie la esperaba. Nunca existió ese amante, ni el príncipe azul, ni el fantasma que en sueños le visitaba. Nada de eso existió.
Así que decidió dejarse llevar por aquella tormenta imaginaria de sentimientos. Posiblemente, cuando encontraran su cuerpo dirían que estaba lleno de cortes producidos por los golpes contra las rocas. Nada más lejos de la realidad. El mar la trató con dulzura, pero la vida le infringió cortes que dejó sin cicatrizar. Era un bonito cadáver, aunque un tanto ajado por los años, los embarazos, la salud…Nada quedaba de aquella niña azul, sólo sus pesadillas.
Aquella noche decidió lanzarse al mar. Dejo sus ropas en orden, alisó sus cabellos, respiró hondo…Luego, el vacío.
No abrió los ojos cuando notó un abrazo tan suave que le erizó la piel. Estaba allí, la envolvía con toda la calidez de la que era capaz. Ella abrió los labios para decir su nombre…El gran azul.

4 comentarios:

capitan Poland dijo...

Una noche alrededor de una hoguera soñé despierto que la realidad podría cambiarse. Sin embargo allí rodeado de amigos y arropado por el calor de la noche ibicenca me dije a mí mismo que la realidad es lo único que tengo. Y aunque no me guste me permite respirar. Y ver las estrellas. Y sentir el calor de los amigos.
El libro se titula: los dragones de Ibiza. Te será difícil encontrarlo. Por eso si me indicas dónde, te enviaré un ejemplar.

Un muxu.

Manuel Gómez Guerrero dijo...

Hola María:
Más que comentario sobre esta entrada,quiero saber si estoy en lo cierto.
Por lo que he visto aquí,por los comentarios en mi "rinconcito"
y en las Palabras en el Viento,(V.Blasco)¿estoy en lo cierto al suponer que se trata de María Sáez Domínguez? Házmelo saber si es así.
Disculpad si no es este el procedimiento, pero es que no veo ninguna dirección de correo en el blog.

Manu dijo...

quizás puedan decir de él que es triste, pero yo lo veo lleno de vida, de esa que llena de color el alma y que en ocasiones me hace pensar... qué triste quien no haya sentido así, al menos una vez en la vida

José Luis dijo...

La mujer azul, infinitamente triste se arroja al mar.
Me recuerda a la poetisa Alfonsina Storni y una canción que dice:
"Te vas Alfonsina con tu soledad/
que poemas nuevos fuiste a buscar/
y una voz antigua de viento y de sal/
te requiebra el alma y te está llamando".
Es lo mismo que la de azul procura: otros poemas, otras visiones, y quizás paradójicamente, una esperanza, pero lejos, muy lejos...