Poemas y otras fantasías.

Os invito a visitar el blog de Poemas y otras fantasías. El enlace lo tenéis más abajo. Espero que os guste.

viernes, 20 de agosto de 2010

Mirando las estrellas...

Hace días que vengo sopesando esto. He llegado a un punto sin retorno, de momento. Creo que es hora de tomar un tren que me lleve por otros derroteros. La falta de ilusión es uno de los motivos por los que digo adiós a estos blogs que me han acompañado en estos años. Y no es por la gente que me lee, soy yo. He compartido historias de mi infancia, de mi juventud, de mi madurez; pero ahora sólo podría compartir pesares, confusiones… Y no es mi deseo hacerlo.
He de dar las gracias a todos los que habéis pasado por estas páginas, a mis seguidores fieles (pocos, pero entrañables). Necesito alejarme de estos lugares, de la red, de las personas que he conocido por aquí; amistades virtuales que me han acompañado en muchos momentos, que han sido apoyo, refugio y aliento.
En estos momentos de revés, necesito a las personas reales que tengo conmigo; las que puedo tocar y besar, en las que palpo su hombro y huelo su aroma. Las que ríen delante de mí y lloran conmigo. Siento que si sigo aquí, no podré enderezar mi vida. Soy demasiado ilusa, me faltan los pies en la tierra. Aquí se sueña y necesito estar despierta. Aquí se vive sin límite, sin distancia, sin barreras; cuando realmente mi vida está llena de eso. Debo romperlas de verdad, notando su “crack” en mis manos, clavándome astillas si así ocurriera, sentir que realmente estoy despierta.
Ha llegado el momento de tomar ese tren, de partir lejos, de seguir mirando las estrellas en mis noches de desvelo, de ponerme bajo la lluvia para sentir sus besos… Algún día, cuando sienta que ya he cumplido con mi meta, volveré para contar mis aventuras de este tiempo. Dejaré unos días más sin cerrar los blogs, para que podáis leer mi despedida y mi agradecimiento eterno a todos; gentes de la red, de muchas partes de este mundo, que han compartido conmigo un ratito de lectura. Quizá podamos cruzarnos en una calle, en una playa, en un vagón de tren y no sepamos que nos hemos conocido por aquí. Tal vez, sintamos un chispazo inexplicable que hará que nos miremos con extrañeza. Acordaos de mí, os estaré mandando un gran abrazo desde mi estrella… Y siempre os acompañaré. Un beso a todos, suerte en la vida… Y nunca dejéis de mirar las estrellas.


http://www.youtube.com/watch?v=ZXgXDz6YBOs

2 comentarios:

capitán Poland dijo...

es el camino. Acertado o no vivir la realidad puede crear desazón pero es lo verdadero, lo único que frente al espejo no se deforma. Decía Willian Borrows que podíamos engañar a todos incluso a uno mismo, pero nunca a las ciencias ocultas. Éstas son como los sentimientos, nunca mienten.
Un beso y suerte. C. Poland

Anónimo dijo...

Si esta es tu decision adelante Maria, nunca, nunca renuncies a tus deseos....Ilia